“Somos más populares que Jesús”: historia de una frase que marcó la vida (y la muerte) de John Lennon

NOTICIAS 04 de marzo de 2020 Por FM SONIC
Un día como hoy de 1966, el 'London Evening Standard' publicó una entrevista con John Lennon que pasó desapercibida en un primer momento y llevó después al boicot, al final de las giras de los Beatles y, catorce años después, a su asesinato
1583306484_979986_1583318519_noticia_normal_recorte1

"El cristianismo se irá. Va a encoger y desaparecer. No necesito argumentarlo, tengo razón y el tiempo lo demostrará. Ahora mismo somos más populares que Jesús. No sé qué se irá antes, si el rock o el cristianismo”.

Cuando la entrevista de la periodista británica Maureen Cleever a John Lennon (Liverpool, 1940 – Nueva York, 1980) se publicó en el diario London Evening Standard un 4 de marzo de 1966, hacía seis años que los Beatles se habían formado y tres desde que se habían convertido en un fenómeno. Incluida en un artículo a doble página titulado “¿Cómo vive un Beatle?”, era parte de una serie que esa semana repasaba la existencia, creencias, aficiones y sueños de cada miembro de la banda.

John estaba todavía casado con Cynthia, la relación entre los Beatles todavía era idílica y, como muestra de la vida caótica de una de las primeras superestrellas que el mundo conoció, la primera pregunta de la entrevista no es de Maureen a John, sino de John a Maureen: “¿Qué día es hoy?”.

El perfil de Lennon habla de un joven de 25 años casado y con un hijo (Julian) al que le gustaba leer a Oscar Wilde, ver películas, escribir canciones, comprar buen vino y que contaba que unos días antes de la entrevista había visto a su padre por segunda vez en su vida cuando llamó a su puerta y había optado por echarlo de su casa (en Weybridge, Londres). En medio de todo ese marasmo de información, llegó la observación, pequeña, tímida y enterrada bajo toneladas de información relevante, lucida e interesante sobre Lennon, la frase bomba: “Ahora mismo somos más populares que Jesús”. Fue durante una disertación de Lennon sobre las horas bajas que atravesaba la Iglesia en Inglaterra y sobre la posición de los ídolos del pop y del cine como nuevos mesías para la juventud en la década de los sesenta.

 
Nadie en Inglaterra levantó una ceja por esa declaración. Ni el propio London Evening Standard la consideró lo suficientemente interesante como para usarla en un destacado en su maqueta ni la ensalzaron otros medios británicos cuando reprodujeron la entrevista. La frase se quedó tan enterrada en el tiempo que cuando unos meses después tomó nueva vida en Estados Unidos y provocó una polémica que cambiaría el rumbo del grupo, el propio Lennon la había olvidado ya.

Ocurrió cuando la revista de ídolos adolescentes Datebook publicó las entrevistas en su número del 29 de julio de 1966. Datebook eligió una de sus frases más jugosas para llevar a su portada: "No sé qué desaparecerá antes: si el rock and roll o el cristianismo". Pero en contra de lo que se creyó durante mucho tiempo, la revista no lo hizo para arengar a las masas con sensacionalismo, sino porque compartía la visión de Lennon. Artur Unger, el director de la revista, aclaró muchos años después que las declaraciones de Lennon estaban en la línea editorial de la revista, que defendía la justicia social, los romances interraciales e incluso, tímidamente, los derechos LGTB (él mismo era gay). 

Pero no salió según lo planeado. La frase fue recibida de forma incendiaria y la revista Datebook fue durante años considerada culpable de cambiar el rumbo de los Beatles para siempre. Las palabras "[Los Beatles] somos más populares que Jesús" volaban ahora solas, de medio en medio y de boca en boca, despojadas de su significado original y tergiversándose hasta llegar al convencimiento popular de que Lennon había dicho, de forma presuntuosa y endiosada, que los Beatles eran mejores que Jesucristo. Como si se tratase de un fenómeno viral antes que que existiesen las redes sociales y de un linchamiento digital antes de que existiese Twitter, nadie se paró a leer la entrevista completa ni a entender su contexto sociocultural, diferente en Inglaterra que en Estados Unidos.

 

Te puede interesar